Blog de soy inteligente.net _La influencia del sueño en el aprendizaje

LA INFLUENCIA DEL SUEÑO EN EL APRENDIZAJE

Es importante señalar que la influencia del sueño en el aprendizaje juegan un rol muy importante tanto en el sueño REM como en el sueño NREM para la consolidación de memorias y la formación.

Desde hace muchos años se creía que mientras una persona dormía había una disminución o ausencia de la actividad cerebral (Cardinali, 2007). En la actualidad, el sueño es considerado como un estado fisiológico, el cual es imprescindible para la vida humana y que, si bien implica una disminución de la conciencia y una disminución al estado de alerta, durante el estado del sueño, se llevan a cabo procesos que requieren de la integración completa de la actividad cerebral y en el que se modifican muchos procesos fisiológicos del organismo (Bauzano, 2003). El sueño tiene distintas fases a medida que pasa el tiempo al dormir, presentando diferentes procesos fisiológicos específicos en cada una de ellas, las cuales se complementan en ciclos repetitivos durante la noche.

Entre estas etapas tenemos:
– NREM (Not rapid eyes movement)
– REM (Rapid Eyes Movement)
Se alternan sucesivamente entre cuatro a cinco veces por la noche. La fase de sueño NREM dura 6 horas y la fase de sueño REM 2 horas (Velayos, Moleres, Irujo, Yllanes y Paternain, 2007).

Esto se debe a que diferentes estructuras cerebrales controlan distintas fases del sueño. El tronco encefálico y el prosencéfalo basal están implicados principalmente en la regulación de las fases del sueño REM; mientras que, el área pre óptica ventrolateral del hipotálamo está implicada en la regulación del sueño NREM (Fernández – Mendoza y Puhl, 2014).

Es importante señalar que tanto el sueño REM como NREM juegan un rol muy importante en la consolidación de memorias y el aprendizaje.

El sueño y el aprendizaje

Hoy sabemos que es precisamente durante el sueño que se beneficia y facilita el mantenimiento neuronal, la neurogénesis (Guzman-Marín, Suntuosa, Methippara, Greiffenstein, Szymusiak y McGint, 2005), así como el aprendizaje y la memoria (Huber, Ghilardi, Massini y Tononi, 2004), y la plasticidad cerebral.
Es importante tener presente que el cerebro está genéticamente programado para desarrollarse potencialmente, pero para que pueda lograr su desarrollo pleno necesita de un ambiente que lo estimule adecuadamente y positivamente.
Todos los seres humanos al nacer contamos con más conexiones y circuitos neuronales de los que necesitamos (exuberancia sináptica).

Durante los dos primeros años se produce una poda programada en la cual el sistema nervioso central (SNC) se queda con aquellos circuitos que le son funcionales y útiles.
Esto no quiere decir que transcurrida esta etapa ya no se generen o modifiquen los circuitos, porque el sistema nervioso tiene la capacidad de responder a los estímulos extrínsecos e intrínsecos a través de la reorganización de su estructura, función y conexión, esto es conocido como la neuro-plasticidad.
Todos los seres humanos tenemos la necesidad de guardar información en nuestros cerebros, pero como veremos más adelante no se lleva a cabo de la misma manera.

¿Cuál es la relación entre el sueño, el aprendizaje y la memoria?

La relación entre el sueño, el aprendizaje y la memoria es muy compleja. Esto se puede deber en gran medida a que cada una de las fases del sueño parece relacionarse con un tipo de memoria.
A partir de las investigaciones celulares, moleculares, fisiológicos y conductuales que se han realizado tanto en animales como en seres humanos se ha propuesto que el sueño además de favorecer la consolidación de la memoria, facilita la adquisición de nueva información (Fernández et al., 2014).
Asimismo, se cree que el sueño antes del aprendizaje es igualmente esencial para la formación de nuevos recuerdos (Del Castillo y Mendoza, 2005). Una noche de privación de sueño produce un déficit significativo en la actividad del hipocampo durante la codificación de la memoria episódica, resultando en peor retención posterior.

Relación entre el sueño, el aprendizaje y la memoria

La creciente evidencia sugiere que el sueño juega un papel importante en el proceso de aprendizaje de procedimientos. Respecto a los neonatos y niños, Malasán, Sequieda y Ortiz (2013) indican que el sueño juega un papel fundamental para el desarrollo infantil, puesto que el requerimiento de horas de sueño depende de la etapa del ciclo vital y de las características de los niños.
Por ejemplo, los recién nacidos duermen un promedio de 16 a 18 horas al día y hacia los 12 meses, la media de sueño es de unas 12-13 h al día. Un estudio realizado en adolescentes muestra una conexión entre la pérdida de sueño y el rendimiento en la memoria de trabajo (Aguilar et al., 2012).
Esto se debe a que los adolescentes tienen una cantidad insuficiente de sueño que se traduce en su habilidad para codificar, almacenar y recuperar información (Gradiar, Terrilll, Jhonston, y Douglas, 2008).

El sueño es fundamental para la vida de los seres vivos y, por ende, guarda una estrecha relación con las actividades neurofisiológicas.

Para poder entender esto es importante tener en cuenta dos aspectos:
a) En el dormir todas las fases del sueño son esenciales porque tienen una repercusión en el sistema nervioso a nivel fisiológico y morfológico.
b) La deprivación del sueño llega a afectar la salud física y repercute en el entorno social, en el estado emocional y en la productividad de los individuos, entre otros.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Agüero, S. & Haro, P. (2016). Asociación entre cantidad de sueño y obesidad en escolares chilenos.  Arch Argent Pediatr, 114(2),114-119.

Aguilar, L. Espinoza, G. Oruro, E. & León, R. (2012). Breves consideraciones sobre el papel del sueño en la memoria y el aprendizaje. Módulo VI Curso 1 Factores que afectan el aprendizaje. Diplomado Neuropedagogía a distancia, CEREBRUM y ASEDH.

Araya, V.  (2014).  Apnea del sueño y enfermedad cardiovascular. Revista      Costarricense      de      Cardiología, 16(1), 03-03.

Bauzano – Poley, E. (2003). El insomnio en la infancia.Revista de Neurología, 36, 381 – 390.

Benington, J.   &   Frank, M.   (2003).   Cellular   and   molecular connections between sleep and synaptic plasticity. Prog. Neurobiol, 69(2). 71–101.

Besedovsky, L., Lange, T. y Born, J. (2012). Sleep and immune function. PflugersArchiv, 463(1), 121-137.

Born, J. Rasch, B., Gais, S. (2006). Sleep to remember.Neuroscientist, 12, 410-424.

Campos, A.    L.    (2011).    Aprendizaje    y    Memoria.  Separatas del Diplomado de Neuropedagogía.  Lima: CEREBRUM- ASDEH.

Canet, T.  (2016).  Sueño y alimentación.  Revista de Neurología, 63 (Suple 2), S17-S18.

Cardinali, D.   (2007).   Neurociencia   Aplicada   sus   fundamentos.   Buenos   Aires:   Editorial   Médica   Panamericana.

Carrillo, P.,   Ramírez, J.   &   Magaña, K.   (2013).   Neurobiología   del   sueño   y   su   importancia:   antología    para    el    estudiante    universitario.    Neurobiología del sueño, 56(4), 5-15.

Del   Castillo, L.   &   Mendoza, D.   (2005).   Algunos   aspectos fisiológicos acerca del sueño. Revista de la Facultad de Ciencias de Salud. DUAZARI, 2(1), 57-64.

Fernández-Mendoza, J. &Puhl, M. (2014). Capítulo 23 Sueño y aoursa.  Neurociencia Cognitiva.  Madrid:  Médica Panamericana.

García – Borriquero, D. (2016). Principales retos en la investigación sobre hábitos del sueño.  Revista de Neurología, 63(Suple 1), S21-S27.

Garcés, M.  & Suárez, J.  (2014).  Neuroplasticidad:  aspectos bioquímicos y neurofisiológicos. Revista CES Medicina, 28(1), 119-131.

Malasán, P., Sequeida, J.  & Ortiz, M.  (2013).  Sueño en escolares y adolescentes, su importancia y promoción a través de programas educativos.  Revista Chilena de Pediatría, 84(5), 554-564.

McCanan, M., Bayliss, D., Pestell, C., Hill, C. & Bucks, R.  (2016).  The relationship between sleep and working memory in children with neurological conditions.  Child Neuropsychology.  A journal on normal and abnormal development in childhood and adolescence. 1-18.

McGaugh, J. (2000). Memory a century of consolitain. Science, 287(5451), 248-251.

Purves, D., Augustine, Fitzpatrick, D., Hall, LaMantia, A.& White (2016). Neurociencia (5° ed.). Madrid: Médica Panamericana.

Saavedra, J., Zúñiga, L., Navia, C. y Vásquez, J. (2013). Ritmo circadiano:  el reloj maestro.  Alteraciones que comprometen el estado de sueño y vigilia en el área de la salud.

Morfolia, 5(3), 16-35. Silva, F.  (2010).  Trastornos del Ritmo Circadiano del Sueño: fisiopatología, clasificación y tratamientos. Revista Memoriza, 7, 1-13.

Squire,L.   (1992).   Declarative   and   Nondeclarative   Memory: Multiple Brain Systems Supporting Learning and Memory.  Journal  of  CognitiveNeuroscience,  4(3), 232-243.

Temas relacionados : ¿CÓMO AYUDAR A MI HIJO A TENER MÁS CONFIANZA? AQUI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *